Tartazos y tuits: un nuevo ejercicio de cinismo

Publicado en Diario de Navarra – Cartas al Director, 3 de Septiembre de 2015.-

Cinismo. Esa es la palabra que me viene a la cabeza cuando pienso en la forma de actuar del nuevo Gobierno de Navarra.

En los últimos días, los miembros de Nuevas Generaciones, organización político-juvenil del Partido Popular de Navarra, hemos visto cómo aquellos que enarbolan la bandera de la libertad de expresión se dedican ahora a silenciarnos a golpe de querella criminal. ¿Nuestro delito? Haber tuiteado una información publicada por un medio de comunicación, ‘La Gaceta de los Negocios’, donde se dice que “el 20% de los etarras navarros detenidos en los últimos años ha salido de este instituto de Iturrama”. Se ve que al nuevo Gobierno no le gustan ese tipo de informaciones, a pesar de que todos hemos visto cómo alumnos de ese instituto mostraban pancartas de apoyo a los presos de ETA. En cualquier caso, me gustaría dejar clara una cosa: estamos en nuestro derecho de hacernos eco de una información aparecida en un medio de comunicación de seriedad contrastada haciendo alusión a la propia fuente, y también de calificar de “vergüenza” una noticia que nos parece, repito, vergonzosa.

Esta persecución injustificada de la que estamos siendo objeto no sólo es injusta, sino que resulta grotesca viniendo de quien viene: de aquellos que, cuando se arrojaron los ‘tartazos’ a la entonces presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, se abstuvieron de manifestar su condena en el Parlamento foral. “No creemos que se pueda elevar al rango de una agresión que requiera la condena del Parlamento de Navarra”, se lució la entonces portavoz parlamentaria de Bildu, Bakartxo Ruiz, quien ejerce actualmente como parlamentaria en dicho partido. Qué bonito, señora Ruiz.

Pero eso no es todo. Bildu, uno de los miembros de ese gobierno que se querella contra una organización juvenil por tuitear una información, consideró en su día “un ataque contra la protesta social” la sentencia que la Audiencia Nacional impuso a los imputados por los mencionados tartazos. De nuevo Bildu y su cinismo, y el de sus socios de Gobierno. Pero no sé de qué me extraño si dentro del Ejecutivo foral todavía no se ha producido una condena unánime de la violencia terrorista. Sin embargo, sí se rasgan las vestiduras con este supuesto “delito” de Nuevas Generaciones. Lo qe decía: cinismo puro y duro.

Álvaro Sobejano de Pablo

Presidente de NNGG de Navarra