Recuerden: la Universidad es de todos los navarros

La Universidad es, por encima de todas las cosas, un espacio plural de libertad y democracia. Nos ha costado mucho conseguirlo y no se puede permitir que la voz de unos pocos, a través de imposiciones en ocasiones intimidantes, enturbie la esencia de la comunidad universitaria.

Los jóvenes, futuro de esta sociedad, debemos unirnos en favor de la democracia, la libertad y el sentido común. La Universidad es el baluarte de toda sociedad, prueba del diálogo y el entendimiento. Si perdemos eso, ¿qué clase de sociedad nos espera?

La Universidad Pública de Navarra ha amanecido empapelada con pancartas republicanas y pegatinas del PCE y Gazte Komunistak, imponiendo a todos los estudiantes sus ideas. Estos actos, que no dejan de sucederse día tras día, desacreditan el buen nombre que debería tener la Universidad de todos los navarros.

Nuestra Universidad se ha creado sobre los principios de la generalización de la democracia y con un replanteamiento de la autoridad en la educación y la enseñanza, que pone su acento en el protagonismo del estudiante. Este protagonismo puede ser peligroso cuando el estudiante se desvía de las buenas formas y la madurez que caracteriza a la universidad como centro de creación intelectual. En estas situaciones se pone en peligro la estabilidad emocional de todos los estudiantes y su bienestar en general, pues rodeados de una única ideología, impuesta, no pueden expresar sus opiniones.

Nadie debería utilizar la inmunidad del ámbito universitario para coaccionar la libertad y voluntad de sus iguales o no merecerá llamarse universitario ni formar parte de esta institución.

Por Casandra Rodríguez, presidenta de Nuevas Generaciones del Partido Popular de Navarra..